Tomar acción como consecuencia

¿Qué pasaría si por cada vez que nos llegará una nueva idea, no diéramos oportunidad a generar ningún pensamiento y pasáramos inmediatamente a tomar acción?

Esta es la idea que hoy quiero sembrar en tu mente para abrir espacio a nuevas posibilidades y entender que existen múltiples maneras de vivir la vida.

Hemos crecido con miedo, el miedo fue la primera enseñanza que sin querer nuestros padres nos transmitieron para que nosotros aprendiéramos a cuidarnos por nosotros mismos.
¡Cuidado te caes! ¡No te subas ahí! ¡No saltes tan alto! ¡Te vas a hacer daño! CUIDADO CUIDADO CUIDADO.

Seguro que todos recordamos ese momento en el que ya no resultaba tan fácil atrevernos a nuevas experiencias, ya que empezamos a crecer y en el proceso le dimos poder absoluto a nuestros miedos al punto que algunos llegaron a convertirse en monstruos que parecen indestructibles.

¿Cómo hubiera sido si en nuestra niñez nos hubieran alentado constantemente a tomar acción y experimentar nuevas experiencias?

Hace unos meses me tope con un término que me encanto: REPARENTING.

A grandes rasgos este término se aplica para tomar responsabilidad tú como adulto de sanar o corregir falencias en las que sentiste te hizo falta atención en tu niñez.

Nuestro padres hicieron lo mejor que pudieron con las herramientas con las que contaron en su momento, pero eso no quiere decir que tu crianza haya terminado y que tu seas un producto terminado.

Tenemos la responsabilidad de dejar de señalar culpables y hacernos responsables de la vida que estamos construyendo cada día.

Tomando esto como base, el miedo es una de las primeras emociones con la que tenemos que hacer las paces y sobre todo aprender a otorgarle tiempos muy limitados en nuestra vida.

No está bien pensar en un emprendimiento y que el primer pensamiento que te llegue este cargado de miedo, debemos aprender a realizar este ejercicio de forma consciente y cada vez que experimentemos este tipo de miedo entendamos que solo es una programación que fue aprendida desde niño, pero que no me pertenece ni me define ahora como adulto.

Además este tipo de miedos no tienen ningún fundamento, no puedes temer a algo que no has intentado, sobre todo si se trata de crecimiento personal.

Ya es hora de que reprogrames el miedo como el hilo conductor que te llevará a cosas buenas, a crecimiento, a expansión y caminos transformadores.

Personalmente las veces que más miedo me ha dado tomar una decisión, ha resultado ser un punto de quiebre que me ayudó a llegar a un nivel más positivo y próspero en mi vida.

Ahora, reprogramando el miedo, pasemos a la acción inmediata:

  • Una idea : una acción
  • Un sueño : una acción
  • Un dolor : una acción
  • Una alegría : una acción

¡La acción como decisión que debe acompañar cada situación en tu vida!

Imagínate en tu mente que es como una ficha de lego la cual tiene que encajar SIEMPRE SI O SI con otra ficha para que pueda seguir uniéndose a nuevos legos lo cuales permiten crear estructuras cada vez más grandes y fuertes.

La acción como tu mano derecha, la acción como tu mejor aliada, la acción en tu día desde la mañana hasta la noche, permítete vivir en acción constante, estancarse es solo dejar espacio para que lleguen miedos internos que solo te van a bloquear la mente con pensamientos destructivos que te ataran de manos, pies y corazón.

¿Qué malo podría pasar si vivieras en acción constante? Desde mi experiencia solo tengo recuerdos positivos de etapas de mi vida donde he decidido sacar adelante cada una de mis ideas.
Sobre todo más que poder observar la creación de algo, es lo que crece dentro de mi lo que me genera una especie de adicción a la acción.

Todo cambia cuando pasas de ser una persona que piensa mucho las cosas a ser una persona que ejecuta y se lanza a tomar acción.

El autoestima se pone especialmente guapa ante la acción, los ojos tienen un brillo constante gracias a la ilusión que genera empezar algo nuevo, el humor anda al 100%, la energía dentro de ti salta de un lado al otro y todo esto se suma para solo seguir creando más y más acción en tu vida, sin apenas tu darte cuenta.

¿Entonces? ¿Qué vas a hacer inmediatamente después de leer esta carta?
Te reto a que hagas una acción que te acerque aunque sea medio paso a eso que tienes en mente que te hace tan feliz.

¡VENGA!, párate y ejecuta ese cambio hoy mismo y adopta el tomar acción como consecuencia ante todo en tu vida.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *