Busca que convivir con tus miedos ya no sea cómodo

Estamos por iniciar un nuevo año y yo lo siento como una nueva oportunidad para empezar desde cero con pilas recargadas y con la misma ilusión que tenía en enero del 2021 de sacar mi mejor versión.

He vivido los últimos 4 meses del año con mucha pasión, por segunda vez en mi vida he sentido una sensación deliciosa de mucha conexión conmigo misma, con todo lo bueno y lo malo, he estado sumamente vulnerable con mis fortalezas y debilidades y siento como si hubiera avanzado hacia un nuevo nivel, un escalón super importante para mi crecimiento personal.

Esta misma sensación la tuve hace 7 años, cuando vivía en Camden (Maine), un pequeño pueblito de pescadores donde yo me encontraba realizando mis prácticas profesionales como cocinera.

¿Recuerdas ese lugar donde convivir con tus miedo te llevo a dar un cambio drástico para nunca más volver?

Mi lugar fue Camden Maine en el 2015. Maine durante invierno es un lugar muy frío, muy solo donde solo queda espacio para que convivas con tus propias emociones y pensamientos, pero fue justo en medio de tanta soledad donde por primera vez tuve ese contacto especial conmigo misma y WOW la sensación más deliciosa.

Desde ese año aprendí a abrazarme con mucho cariño y empecé a buscar momentos para someter a juicio mis pensamientos y comportamientos del día a día.

No fue nada cómodo encontrarme con sentimientos oscuros, con mucha mucha ansiedad, con poca credibilidad en mí misma y siendo fan número 1 de ver a los demás cumplir sus sueños y nunca lanzarme a luchar por los míos.

Me gustó mucho esa sensación de humanizarme conmigo misma y sentir que le estaba sacando mucho provecho a mi corazón, sintiendo nuevas emociones que aunque eran incómodas, me hacían sentir que estaba evolucionando.

Gracias a esas emociones negativas empecé un camino de transformación muy doloroso, tomé la decisión de irme de casa, teniendo que enfrentarme al tan famoso chantaje emocional que suelen realizar algunas madres.

Me realicé muchas preguntas ¿Seré buena hija? ¿Hasta donde va mi responsabilidad como hija? ¿Debo quedarme a ayudar a mi mamá incondicionalmente y luego cuando se pueda me lanzo a vivir mi propia vida? ¿Seré capaz de mantenerme sola? ¿Qué voy a hacer cuando me salga una cucaracha y yo esté viviendo sola?.

Al regresar de mis prácticas en USA, viví un mes de muchas preguntas y mi corazón arrugado porque las respuestas me las daba yo misma y no estaba segura de ninguna.

Finalmente llegó la noche en la que tuve que hablar con mi mamá y le di la noticia de que me iría de casa.

Se lo dije en las escaleras de mi casa, le dije que tenía que decirle algo importante y como nunca solía escuchar esta frase de mi parte, pues decidió sentarse ahí mismo donde se encontraba.

Me tembló la voz, proyecté CERO seguridad en mis palabras, mi mamá no tomó con seriedad lo que yo decía y me dijo que seguro al día siguiente yo ya habría reflexionado y me había dado cuenta de la mala decisión que sería irme de casa.

A los dos días, mientras mi mamá trabajaba y no estaba en casa, yo tomé mi ropa, a Reny (el peluche de reno que tengo desde que empecé a viajar sola, mi compañero fiel) y me fui a vivir a un apartamento que compartí con una amiga.

Ese fue el día que empezó un viaje súper emocionante para mí, fue el día que me elegí a mí, que por fin le di importancia a mi propia voz y dejé salir de mí la Lu aventurera, la cual estuvo encerrada y calladita por muchos años, dando paso primero a las necesidades de los demás y a una responsabilidad que me puse sola desde muy niña por el hecho de mi mamá ser madre soltera.

Si me preguntas si tenía miedo, ¡SÍ Y MUCHO!, pero afortunadamente al mismo tiempo experimentaba mucha paz y mucha conexión conmigo misma, y estos sentimientos me ayudaron a ser fuerte y tener certeza de que todo saldría bien.

Nada puede salir mal cuando la decisión es lanzarse a VIVIR

Pasara los que pasara, yo ya estaba ganando, yo estaba VIVIENDO, y nada puede salir mal cuando decides usar el regalo más preciado que te dieron TU VIDA.

Muchas cosas pasaron los siguientes meses, entre la más importante enfrentarme a la realidad de que no podía permitirme el mismo estilo de vida de comodidades que llevaba mientras vivía en casa de mi mamá, lo cual me llevó a crear mi primer emprendimiento, mis jugos detox.

De verdad que recuerdo estas épocas y me dan ganas de abrazarme y decirme: ¡ESO MIJA! hahaha.

Todo este viaje ha sido genial, jamás pensé tener tanto potencial en mí misma, tantas ganas de comerme al mundo, tanta habilidad para resolver rápidamente lo que fuera que se me presentara en la vida.

Definitivamente tenemos un potencial infinito y la vida me ha enseñado que solo sale cuando vivimos al 100%, cuando somos fieles a nosotros, cuando escuchamos nuestras voces internas, cuando abrazamos nuestros miedos y emprendemos estrategias para superarlos.

  • La vida empieza cuando convivir con tus miedos ya no es cómodo.
  • La vida empieza cuando te preguntas por primera vez ¿Y ahora qué hago?
  • La vida empieza cuando recuerdas que te vas a morir.

La vida empieza HOY, respira profundo, saca a pasear tus temores, aprende a convivir con tus miedos para conocer la raíz y encontrar la manera de sanarlos.

Empieza a vivir, te prometo que todo estará bien, desbloquearás poderes que jamás pensaste poder tener, te encontrarás con lo mejor de ti.

Verás que la vida empieza cuando convivir con tus miedos ya no es cómodo.

convivir con tus miedos
Les dibujaba caritas felices a las tapas de mis jugos y les colgaba una tarjeta con los ingredientes y alguna frase motivacional.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *